¿Clientes morosos? Ser propietario y operar una mediana o pequeña empresa no es tarea fácil.

Tiene tantas cosas que atender y usted es esencialmente el jefe de todos los departamentos: Marketing, contabilidad, recursos humanos, ventas, servicio al cliente, y como si fuera poco encargarse de los clientes morosos.

El personal de la empresa hace hasta lo imposible para que todo salga bien, prestan un excelente servicio, se despacha la mercancía a tiempo, se corrobora que las facturas estén bien elaboradas, se confirma que las hayan recibido, en fin ¡TODO ESTÁ PERFECTO!

Pero cuando se llega el momento de cobrar las facturas, nos damos cuenta que alguno o algunos de los compradores se están retrasando en los pagos: clientes morosos.

Como buen empresario, debe saber, que incluso los mejores clientes, a veces, pueden retrasarse en el pago de sus facturas y como consecuencia el flujo de caja empieza a disminuir.

Sin flujo de caja, un negocio puede dejar de existir. Por lo tanto, es importante que todas las empresas, grandes y pequeñas, administren su flujo de efectivo de manera efectiva y eviten al máximo los clientes morosos.

Por qué es importante el flujo de caja

Los clientes morosos son un desgaste para la empresa, ellos consumen mucho de nuestro tiempo, porque debemos estar haciéndoles seguimiento para que se pongan al día.

Además, el retraso en el pago podría afectar los gastos que las empresas suelen tener, como los salarios del personal, suministros, alquileres y gastos de operaciones.

El flujo de caja es muy importante, especialmente cuando se trata de meses difíciles donde el efectivo es escaso o cuando ocurre una crisis.

Tener pagos atrasados ​​podría afectar sus reservas, que en lugar de usarlas para invertir en el crecimiento del negocio tendrá que utilizarlas para los gastos administrativos.

A veces los clientes morosos, tienen razones legítimas y temporales por las que no pueden pagarle, en esos casos, se debe ser flexible y llevar a cabo una forma de pago conveniente para el cliente y para su empresa.

Cuando ya han pasado 30, 60 y hasta 90 días de retraso, las cartas y llamadas no han sido devueltas, además, el cliente parece tener siempre una excusa para no pagar, es el momento de contratar una agencia de cobranza para hacer el recaudo por usted.

Cobrarle  dinero de los clientes puede ser una situación delicada.

Especialmente cuando el pago de un cliente fiel a largo plazo se atrasa.

Desea que le paguen, pero no quiere arruinar una relación con un cliente lucrativo y de larga trayectoria. Esto requiere de técnicas adecuadas.

Las agencias de cobro comerciales entienden esto y pueden trabajar con usted para desarrollar un proceso de cobro que satisfaga sus necesidades, adoptando métodos diplomáticos en vez de una postura agresiva.

La agencia de cobro que elija debe tener un historial comprobado de servicio al cliente, efectividad e integridad.

Consorcio Consultor en Crédito S.A.S,  es una empresa de cobro de cartera con más de 40 años de experiencia y con profesionales entrenados en técnicas específicas de agilización de cobros.

¡Contáctenos ahora!

Bogotá +57 (1) 531 88 99
Medellín +57 (4) 311 71 80
Cali +57 (2) 531 88 99